* Practica realizando varias la lectura en silencio para familiarizarse con el contenido. Y posteriormente hazlo en voz alta.

* Investiga el significado de las palabras o términos contenidos en los textos que consideres complicadas de pronunciar o que puedan afectar la comprensión de la lectura. Esto te dará la oportunidad de emplear sinónimos.

* Lee el texto en voz alta tantas veces como sea necesario para encontrar el ritmo, emociones, volúmenes, etcétera.

* Apégate a la puntuación marcada en le texto, aunque la puedes modificar para adecuarla a tu propio ritmo y capacidad respiratoria.

* Al leer en voz alta manteen el contacto visual con los interlocutores.

* Apoya la lectura con sutiles lenguajes no verbales (gestual, corporal) y acentúa o enfatiza las frases relevantes. Puedes usar el recurso de la pausa y la reiteración.

* Conoce y desarrolla las cualidades de tu voz (intensidad, tono, timbre) y emplea diferentes volúmenes de la misma.

consejos